Perspectiva crítica ante la normalización

En todas nuestras actividades, intentamos adoptar una perspectiva crítica ante la normalización. Esto significa que criticamos las normas de la sociedad que contribuyen dividir a las personas en categorías donde algunas son consideradas como “normales” y otras como “anormales”. Nosotros opinamos que existe una conexión entre las normas y el poder. Para mejorar la situación de los jóvenes LGBT, los discapacitados, los inmigrantes y otros grupos vulnerables, debemos cuestionar muchas de las premisas que sirven de fundamento a la sociedad. Para ello, trabajamos con una perspectiva crítica ante la normalización.

Una parte importante de nuestro trabajo es difundir información sobre sexo seguro. Lo hacemos sin partir de la heteronorma y sin una actitud negativa hacia la sexualidad de los jóvenes. El sexo puede ser algo maravilloso y, si sabes cómo puedes protegerte, puede ser todavía mejor. Partiendo de este punto de vista, formamos a los jóvenes para puedan adquirir su propio enfoque de la sexualidad: para tener una sexualidad tan activa como deseen, sin necesidad de avergonzarse de su propio cuerpo o de la decisión de tener pocas relaciones sexuales, muchas o ninguna.